4.2.08

Se constituye el Instituto de Psicoanalisis y Medicina




Nuevo año y nuevos proyectos.


Hemos constituido recientemente el Instituto de Psicoanálisis y Medicina
( www.institutodepsicoanalisisymedicina.es ), en Madrid.

Un centro asistencial, de carácter privado, que trabajará con la orientación del psicoanálisis aplicado a la terapéutica.

El Instituto de Psicoanálisis y Medicina está integrado por un equipo de profesionales que se propone atender una clínica que entrelaza el malestar psíquico y corporal. Una clínica para tratar el cuerpo afectado por los malestares de la subjetividad, y a la inversa.

Nos ocuparemos, especialmente, del tratamiento de la fibromialgia. Se considera la fibromialgia como un síndrome caracterizado por dolor crónico generalizado en el cuerpo, sobre todo en determinadas zonas musculares, que en algunos casos puede ser muy invalidante.

Su diagnóstico es clínico, siempre hay que descartar o confirmar otras enfermedades reumáticas y suele acompañarse de una gran cantidad de problemas físicos y psíquicos.

La fibromialgia es uno de los padecimientos paradigmáticos que han puesto en evidencia el fracaso de los tratamientos establecidos por la medicina y las deficiencias del sistema sanitario. Se han empleado diferentes medicamentos con fines muy diversos, pero solamente algunos de ellos aportan un discreto beneficio terapéutico. En general los pacientes circulan por el sistema sanitario sin encontrar el camino adecuado que les ayude a resolver la encrucijada en que les ha colocado su enfermedad.

Desde el Instituto de Psicoanálisis y Medicina abordaremos el tratamiento considerando los problemas de la esfera de lo mental y lo corporal, estableciendo un trabajo en equipo de los diferentes profesionales del instituto que intervengan en el plan terapéutico que se establezca. Desde nuestro punto de vista no existe un tratamiento estandarizado para la fibromialgia sino que hay la posibilidad de tratar a cada paciente según su realidad particular.

Al mismo tiempo nos ocuparemos de los otros trastornos en los que el cuerpo se vea afectado. La anorexia-bulimia, las toxicomanías, el síndrome de hiperactividad, los estados depresivos y las crisis de angustia, los pensamientos obsesivos y las compulsiones, los trastornos psicóticos y en general todos aquellos malestares del ser humano que precisan de una escucha y un tratamiento mediante la palabra. Al mismo tiempo se realizarán las intervenciones terapéuticas que desde la medicina y la psiquiatría se consideren necesarias.

Pretendemos ofertar una clínica sobre los problemas y malestares de la subjetividad y participar activamente en la extensión del discurso psicoanalítico en otras disciplinas, en particular la medicina. Esta es una tarea que no va a ser fácil.

Nos encontramos en un momento en que las tendencias más “biologicistas” de la psiquiatría y de la medicina se desarrollan y pretender imponer su hegemonía. Un momento en que el paciente tiende a convertirse en un número estadístico para la realización de una investigación o la evaluación de determinados modelos de gestión y eficiencia. Un momento en que el predominio absoluto del psicofármaco excluye la subjetividad del paciente, al que se prefiere “callado” para que sea menos molesto al imperio de las “neurociencias”. Para ellas, casi todo podría explicarse por el defecto o el exceso de determinados neurotransmisores o por la marca de determinada condición genética.

Desde el psicoanálisis podemos afirmar categóricamente que puede resultar mucho más eficaz escuchar al sujeto que se deprime, para encontrar la lógica de su malestar, que la nueva orientación que están tomando las corrientes más biologicistas de la medicina.

Una experiencia en la que los que vamos a trabajar pondremos todo nuestro empeño y experiencia: Gustavo Dessal, Rosa López, Ana Castaño, Beatriz García y Santiago Castellanos.

Santiago Castellanos.

1 comentario:

Nora Inés dijo...

HOLA: Aunque me encuentro en otro extremo del mundo, quiero felicitarlos por tan gran idea, y oportunidad que le dan a esta generación que esta tan absorvida por la tecnología, una época donde solo se pretende ver lo tangible y no más alla de lo que guarda el ser humano; soy profesional en Salud Ocupacional y siempre he tenido la idea de aportar algo parecido a la sociedad; me ha faltado determinación para ponerlo en práctica. De corazón muchas felicitaciones, y les deseo lo mejor.

NORA INES.